Cómo gestionar de manera eficiente equipos en remoto




En marzo de 2020 millones de trabajadores en todo el mundo pasaron, prácticamente de la noche a la mañana, de la oficina física a trabajar en remoto. No fue una transición planificada: para muchas empresas, supuso adentrarse de forma repentina en un nuevo escenario totalmente imprevisto y desconocido.


Cuando ya hemos superado los meses más duros de la pandemia, el modelo híbrido se consolida en muchas organizaciones, y todo parece indicar que la combinación del trabajo presencial y remoto se mantendrá a corto y medio plazo.


Las nuevas formas de organización del trabajo presentan claros pros y contras. Los beneficios pueden medirse en términos de ahorro de costes y tiempo, aumento de la productividad y mejora de la calidad de vida de los empleados. Los mayores inconvenientes tienen que ver con la falta de interacción personal, además de la dificultad de gestionar equipos dispersos.


Los retos de gestionar equipos en remoto


El modelo híbrido introduce nuevos retos para los gestores y departamentos de RRHH, entre los que destacan:

  • Gestión del tiempo: los trabajadores remotos no siempre siguen horarios fijos, y deben atribuirse la responsabilidad de estructurar y gestionar su jornada laboral sin supervisión directa.

  • Sobrecargas laborales: es difìcil establecer los límites entre trabajo y vida personal, lo que puede conducir a dificultades para desconectar del trabajo, con problemas asociados de ansiedad, agotamiento, etc.

  • Comunicación: las diferencias horarias, culturales o lingüísticas dificultan la coordinación de una comunicación efectiva.

  • Síndrome de invisibilidad”: la falta de contacto directo con los superiores jerárquicos provoca que muchos empleados tengan la sensación de que no se reconoce su trabajo, especialmente si no hay una buena comunicación de feedback.

  • Sentimiento de equipo: la ausencia de socialización puede hacer mella en el compañerismo, dificultando la colaboración, la confianza y la armonía dentro del grupo.


Cómo sacar lo mejor de los trabajadores a distancia


Todos estos factores suponen un importante desafío para la continuidad del negocio, pero no necesariamente tienen que impedir que los trabajadores sigan siendo productivos. Los responsables de RRHH pueden adoptar una serie de políticas o medidas que mitiguen estos retos:

  • Fomentar la responsabilidad: los miembros del equipo necesitan saber que pueden entregar a tiempo un trabajo de calidad. Una cultura basada en la responsabilidad se fomenta estableciendo KPIs con objetivos claros y otorgando reconocimientos y recompensas.

  • Consolidar la comunicación: existen multitud de herramientas y canales de comunicación (Slack, G-suite, plataformas en la nube, etc) que permiten la colaboración asíncrona. También es conveniente crear espacios para la comunicación informal, que sustituya los encuentros alrededor de la máquina de café.

  • Aclarar las funciones y tareas: si las comunicaciones se hacen a través de mensajes de texto o voz, puede surgir confusión o ambigüedades. Es necesario expresar con claridad lo que se espera de cada persona (objetivos, fechas, entregas, etc) para evitar malentendidos y evitar suposiciones.

  • Monitorizar el rendimiento: existen herramientas de seguimiento remoto que permiten saber si los trabajadores utilizan su tiempo de manera productiva, y ayudarles así a optimizar sus horas de trabajo.

  • Potenciar el sentimiento de equipo: los empleados rinden más cuando sienten que forman parte de un equipo. Es necesario resaltar el valor de cada persona para aumentar la participación y el compromiso de todos.

  • Tiempo para socializar: aunque no haya contacto directo, existen formas de rebajar la tensión (juegos, retos, hashtags, etc) y fomentar el compañerismo.


Cuando no se comparte el espacio físico, es complicado saber cómo se siente una persona. Al mismo tiempo, organizar los propios horarios y planes de trabajo exige un esfuerzo adicional. Por este motivo, los responsables de gestionar equipos a distancia no solo deben contar con los recursos y herramientas que optimicen el trabajo, sino ser siempre flexibles y comprensivos con las necesidades individuales.


0 views0 comments