¿Cómo ayuda la IA en los procesos de selección?


La Inteligencia Artificial está ya presente en multitud de sectores y procesos empresariales. Es posible que su incorporación en los departamentos de RRHH esté siendo más lenta que en otras áreas, pero es indudable que estamos ante una herramienta de enorme potencial, que puede contribuir decisivamente a conseguir procesos de selección y retención del talento mucho más eficientes.


Según un estudio de McKinsey, los sectores que hasta la fecha han adoptado en mayor medida la IA dentro del área de Recursos Humanos son los de Alta Tecnología, Servicios y Sistemas de Salud y Telecomunicaciones. Compañías como Google, Apple, Netflix o Facebook, así como las grandes telecos, hacen mayor uso de la automatización porque les ayuda a localizar y retener talento altamente cualificado.


2021 puede ser un año decisivo para el impulso de la IA en los departamentos de RRHH. La tecnología permite rastrear, bucear y conectar datos de los candidatos, de modo que el proceso de selección gana en profundidad y eficiencia. Por otra parte, la pandemia de Covid-19 ha normalizado los procesos de selección remotos, incluyendo entrevistas y evaluaciones a distancia, que se pueden atender gracias a la combinación de chatbots y tecnología NPL (Natural Language Processing).


Muchas de las tareas cotidianas del área de RRHH son potencialmente automatizables, lo que permite liberar a los empleados para dedicarse a tareas estratégicas de mayor valor añadido. Los programas de IA también se aplican ya en los procesos de onboarding: en lugar de supervisar cada paso del proceso, pueden automatizarse para dedicar más tiempo al mentoring.


Hasta la fecha, las aplicaciones basadas en IA de mayor impacto son la provisión y análisis de datos para evaluar si un candidato es adecuado para el puesto de trabajo, los chatbots, las herramientas para evaluación de talento y las tecnologías que se aplican en videollamadas (reconocimiento facial, análisis de emociones y la comunicación no verbal). El conocimiento que se obtiene a partir de la automatización sirve como soporte fundamental para la toma de decisiones, pues no debemos olvidar que será un humano el que tome la decisión final.


Cuatro formas en que la IA está participando en la incorporación de nuevos empleados.


1. Automatizando las solicitudes.


En un proceso de selección es habitual que los candidatos tengan que introducir la misma información personal en diferentes momentos del proceso. Para aliviar ese trámite, algunas compañías emplean la IA para ayudar a los candidatos a transferir la información de sus CVs a formularios digitales inteligentes. La IA incluso puede detectar los datos más relevantes del historial del candidato, almacenarlos e introducirlos nuevamente en futuros formularios.


2. Rastreando internet en busca de candidatos.


Muchas empresas tienen dificultades para encontrar y atraer los candidatos adecuados. Los programas basados en IA son capaces de rastrear perfiles en plataformas online en busca del candidato ideal, y presentar los resultados de forma ordenada y sintetizada. También permiten a los departamentos de RRHH entender mejor las referencias que aportan los candidatos, analizando el rendimiento en recomendaciones previas y reconociendo cuáles son las recomendaciones más exitosas.


3. Facilitando la interacción en remoto.


Algunas herramientas de IA permiten realizar una primera entrevista en remoto, antes de pasar a fases más avanzadas del proceso. Planteando un bloque de preguntas predeterminadas, el programa de IA es capaz de analizar la expresión facial, el tono de voz, los gestos o las expresiones utilizadas, para determinar si el candidato encajará o no en la cultura de la organización.


Más adelante, también es posible emplear los chatbots para conocer y hacer seguimiento del sentimiento diario de los empleados. Los chatbots actúan como una herramienta de comunicación natural, similar a la humana y siempre activa, capaces de interactuar con los empleados en conversaciones personalizadas para abordar sus preocupaciones, deseos y necesidades específicas, fortaleciendo así el sentimiento de pertenencia.


4. Eliminando sesgos en el proceso de selección.


Los algoritmos se programan de manera que se sobrepongan a posibles prejuicios humanos durante las fases de búsqueda y selección. La clave está en ignorar la información que podría conducir a una decisión sesgada (edad, sexo, color de la piel, creencias políticas o religiosas, etc) y centrarse solo en las capacidades profesionales de los candidatos. De esta forma, se reduce la discriminación asociada a prejuicios y preferencias personales, y se gana en diversidad e inclusión.


En definitiva, la IA aligera y automatiza tareas, procesa enormes volúmenes de datos para predecir resultados y facilita en general todo el proceso de selección. Son muchas las empresas que ya se están beneficiando de sus aportaciones. Con toneladas de datos procedentes de candidatos en un mercado cada vez más globalizado, mantener procesos de selección anticuados, que se basan en la evaluación manual de currículos estáticos y en la percepción individual del entrevistador, supone una pérdida de tiempo y de eficiencia para las organizaciones.

7 views0 comments